ic
Documento

A-CG-0095

Fecha de expedición
Módulo de Ubicación
No. Catalogación: A-CG-0095
Fondo en el Archivo General de Indias
Santa Fe
No Legajo
37
No. Libro
R. 6
No Documento
N. 95
No. del folio original
1 recto - 4 verso
No. de las imágenes digitalizadas
1-8
Cantidad imágenes del documento
8
Módulo de Descripción
Tipología documental del AGI
Cartas y Expedientes del Gobernador de Cartagena
Clase de documento
Informe
Procedencia
Gobernación de la Provincia de Cartagena
Remitente
Pedro de Lodeña, Gobernador de la Provincia de Cartagena
Destinatario
Felipe II
Fechas límites
1590
Fecha de expedición
Titulo Original

[sin información].

Descripción Nivel 1

Informe sobre preparación, equipamiento y carga de la Flota y Armada que llevará a España el oro, plata y dineros del Rey.
Condiciones del puerto de Honduras para el descargue de las Flotas.
Informe sobre las regiones de donde se trae el ganado vacuno que se consume en Cartagena y en la provincia.
Informe sobre revisión y ratificación de las encomiendas proveídas por los Gobernadores.
Informe sobre los enfrentamientos entre generales y capitanes de flotas y armadas y el Gobernador, por los delitos que cometen en tierra los soldados y gente de mar. 
Informe sobre los dineros que ha tomado prestado el Gobernador para pagar a la gente de guerra de Cartagena.
Informe sobre la demostración de fuerza que hacen en Cartagena cuando llegan navíos para demostrar que el presidio de Cartagena es fuerte.
Denuncia contra el Visitador y Presidente de la Audiencia del Nuevo Reino, por tomar dinero de la Caja Real antes de viajar al Nuevo Reino.
Informe sobre el estado del presidio de Cartagena y las compañías de guardia.
Informe sobre la pérdida de bulas, toma de cuentas de las que se otorgaron y solicitud para que se envíen otras.
Desacuerdos entre el Gobernador y el Obispo por la bula otorgada para que los enfermos sin recursos que mueran en el Hospital de Cartagena se puedan enterrar allí.
Requerimiento del Gobernador para que el Obispo le entregue el proceso que tiene contra una india hechicera.
Licencias otorgadas por el Obispo a casados para permanecer en Cartagena.
Repartición de los costos de construcción de la Iglesia Catedral entre el Rey, los vecinos y los indios, y denuncia contra los ministros del Santo Oficio que no quieren pagar su parte. 
Orden del Obispo para que un indio llame a la doctrina, traiga vara de justicia y no sirva a su encomendero.
Cuantificación de los navíos con esclavos negros que llegan a la costa de la Provincia de Cartagena y denuncias porque muchos de ellos no pagan impuestos.
Solicitud para que se nombren los Regidores que faltan en el Cabildo de Cartagena.
Inconvenientes que se pueden presentar al vender el oficio de Regidor del Cabildo.
Solicitud para que se provea lo necesario para fortificar Cartagena, para el presidio y para reglamentar las jurisdicciones de los generales y gobernadores.
Solicitud para que se envíe pólvora, cuerda, plomo, picas, arcabuces y mosquetes a Cartagena.

Descripción Nivel 2

Informe de don Pedro de Ludeña, Gobernador de la Provincia de Cartagena, al Rey Felipe.
1. El 16 de junio llegó el General Pedro Meléndez con dos navíos a su cargo a recoger “la plata, oro y reales que se hubieren recogido en esta ciudad de la Real Hacienda, y que se le dé todo calor y ayuda para su breve despacho”. El Gobernador informa que lo ha apoyado, y que también está ayudando a la Flota y Armada “que lleva a su cargo el General Juan de Oribe”, quien llegó el 25 de junio y saldrá muy pronto, y que por orden que tuvo del Duque de Medina, tenía listo el “lastre, leña y agua y cantidad de reses vacunas, y sal” para conservar  la carne, y que sólo se detuvo para “repartir la gente, vituallas y municiones y artillería para armar las demás naos”. 
2. El Gobernador ha sabido que se le ha informado al Rey sobre la comodidad que hay en Honduras “para hacerse la derecha descarga de las flotas”, pero se cree que sería “muy dificultoso, por las razones que por parte de esta ciudad se representarán”, por lo que suplica al Rey que se oigan las mencionadas razones.
3. Informa que la provincia de Cartagena “no tiene comodidad para crianza grande de ganado, y el que se gasta es de la Provincia de Santa Marta, Valle de Upar, y Río de la Hacha”, y como esas tierras son tan distantes de la costa, los vecinos matan las reses, salan la carne y venden sus cueros, “porque es casi toda una la ganancia, a cuya causa esta gobernación padece gran necesidad, y si no se remediase no se podrá sustentar”, y tampoco podrá abastecer las armadas, flotas y galeras y se tendrá que ordenar que no se pesen 
en la carnicería las terneras, “como se hace en esos reinos” y que mientras tanto se permita sacar lo que esta ciudad necesita (I. 1), dejando lo que requieren para su sustento.
4. Durante el tiempo en que estuvo en Cartagena don Antonio González, ordenó que se le llevaran “los títulos de las encomiendas proveídas por los gobernadores y pareciendo que no estaban conforme a derecho, los compuso y ratificó, haciéndoles nuevas encomiendas”, como le habrá informado, y de ello “sacó cantidad de plata de esta tierra, que no ha hecho poca falta, según la necesidad que hay en ella”. 
5. El Rey envió cédula en abril 16 de 1576 por la cual ordena a que los Gobernadores de la provincia de Cartagena conozcan “de los casos y delitos que la gente de las armadas y flotas cometiesen en tierra con la gente de ella”, y como “la prisión es la prevención” para cualquier delito privaban de la libertad a los unos y a los otros, por lo que hubo “mayores inconvenientes y resistencias”. Para solucionar este asunto, el 20 de mayo de 1578, el Rey envió otra cédula “para que los gobernadores conociesen de todos los delitos que cometiesen la gente de las dichas armadas y flotas en tierra contra los vecinos andando fuera de ordenanza”, y si eran delitos cometidos por los soldados y la gente de mar los enviaran a sus generales, lo cual ha cumplido el Gobernador.
Pero por “cierta resistencia que hizo un contramaestre de la almiranta de la Flota” el Almirante Alonso de Chaves le pidió su causa al Gobernador, pues dijo que a él le correspondía, en ausencia del General Diego de Rivera, y al notificarle las cédulas, alegó que aunque “esté en tierra el soldado o marinero con licencia del general, anda con orden”, y esto significa que está autorizado. El Gobernador considera que “esto sería de gran inconveniente, porque cada día se ofrecen algunos tales que no se pueden remediar, y no habrá casa ni hombre seguro”, por ello suplica que mande proveer este asunto y ordene “que no conozcan de los tales delitos y dejen hacer justicia, y que las prisiones las hagan el Gobernador y sus oficiales, con que cesarán muchos delitos y escándalos que sobre el prender se ofrecen”. 
6. Habiendo suplicado varias veces al Rey que le “hiciese merced de mandar proveer la paga de la gente de guerra que por orden de vuestra majestad tengo en esta ciudad, y dado cuenta que he tomado prestado diez y ocho mil y trescientos pesos de la Real Caja, y dado orden a los oficiales reales para que lo cobrasen de los derechos del agua de Turbaco”, de la caja de los bienes de difuntos 5.500 pesos y de particulares a los cuales empeñó su plata y alhajas, informa que ha enviado las cuentas de todo ello con su Alguacil Mayor, Gaspar Alfonso de Zuñiga, para que se revisen y se provea “el orden que fuere mejor para que se acierte”.
Informa que el doctor Antonio González llegó a esta ciudad, revisó (I. 2) las mencionadas cuentas y sacó de la Caja Real en dos oportunidades 25.500 pesos, y se fue al Nuevo Reino de Granada “sin dejar más orden del que había antes, mandando que no proveyendo vuestra majestad otra cosa, no se tocase a la Real Caja”, y como esta información se divulgó entre los soldados, “se han ido la mayor parte [de ellos] sin poderles detener, porque en las idas de estas naos y galeras al Nombre de Dios, han faltado tantos” que se ha quedado solo y no lo ha podido remediar.
El Gobernador informa que para que “no se gaste tanto dinero con oficiales y primeras planas, he reformado las compañías, dejando noventa soldados que hay en todas tres para la guardia del fuerte y trincheras, y con esto queda este lugar desarmado, e yo imposibilitado de defenderle” con la esperanza que, “ofreciéndose ocasión, serviré como debo si la gente de la tierra no me faltare, y cuando esto no acaezca, cumpliré con morir en servicio de vuestra Majestad como lo han hecho mi padre y pasados”.
7. El Gobernador informa que no ha puesto en ejecución la reforma de las compañías de guardia hasta que la Flota y otros navíos hayan partido, y que “ha ayudado a las entradas y salidas de las guardias con alguna gente de la ciudad menos conocida, para hacer muestra de que el presidio queda con gente y en pie”, y así se hará, “habiendo hecho las diligencias que he podido para que se me diese con qué pagarlos y entretenerlos.
8. En varias oportunidades ha informado que el Capitán Francisco de Paniagua “quedó sirviendo con su compañía”, y que “continúa sirviendo el oficio de Sargento Mayor de la gente de guerra y de la de la ciudad”, según acuerdo hecho con Álvaro Flores de Quiñones y el Maese de Campo Juan de Tejeda y le asignó 1.000 ducados de sueldo al año, hasta que el Rey “mande lo que fuere servido”. 
9. Según orden dada en San Lorenzo el Real en agosto 7 de 1588, “tomé la cuenta de la primera predicación a los factores de Miguel Sánchez de La Parra, y se consumieron en mi presencia las bulas que sobraron, como constará de la cuenta que enviarán los Oficiales Reales”, y en una carta escrita al Rey en mayo 16 de 1590 ha informado que faltaron una cantidad de bulas y lo que ordenó el Obispo “para suplirlo”. También informa que (I. 3) al Obispo de Santa Marta le faltan bulas. El Gobernador informa que de este rubro se registraron 3.763 pesos de plata ensayada  y que le avisará cuántas bulas más se necesitan.
10. El Rey hizo merced al Hospital de Cartagena “de enviarle una bula de Su Santidad para que los enfermos que se curan en él puedan recibir los santos sacramentos”, que se puedan enterrar allí y “que el Capellán haga el oficio de cura… y concede jubileo plenísimo a los que allí mueren”, y como este lugar es de paso y allí llegan a curarse “algunas personas con algún caudal”, el Obispo afirma que la bula se refiere solamente a los pobres sin recursos, e impide que los que tienen dinero se entierren en el Hospital, “y quiere que le paguen la sepultura y obenciones, o que se traigan a la Iglesia Mayor”, y con esto “se quitará mucha parte del caudal que el Hospital tiene, que no es otro que limosnas”, por ello suplica al Rey que “lo mande remediar”. 
11. Informa que los costos de la construcción de la Iglesia Mayor de Cartagena se reparten por tercias partes entre el Rey, los vecinos y los naturales, y que “no quieren pagar los clérigos y ministros del Santo Oficio, y conviene que vuestra majestad lo mande proveer”.
Informa que el Obispo envió a su provisor “a visitar la tierra, y ha procedido contra una india por hechicera, sin el auxilio real, como parecerá por un requerimiento que le hice para que me entregase el proceso y no lo ha querido hacer”, y que ha otorgado “licencia a algunos casados en esas partes, para que por ahora no vayan a esos reinos y no es razón que aunque haya justas causas para ello, lo haga él”. Le pide que lo mande “ver y proveer”. 
12. Informa que el Obispo ordenó “que en cada lugar haya un indio que llame a la doctrina, y que traiga una vara de justicia, y que no sirva a su encomendero” y les dio mandamiento y como esto no le parece justo, pues con esta orden y “siendo tan pocos los indios de esta provincia”, se les quita “la cuarta parte de la sementera, porque los lugares son muchos y hará gran falta para el sustento de esta tierra”. 
13. Desde hace pocos meses han llegado “cantidad de navíos de negros que traen portugueses a este puerto”, y como está la situación de la costa, puede ser inconveniente pues esto sucede en toda la costa, y para cuantificarlos, nombró capitán a Luis de Santamaría, quien hizo lista de 164. Le pide al Rey que mande proveer sobre este asunto. También le informa que llegaron a Cartagena 13 navíos, de los cuales “no se han registrado más que cuarenta y dos mil pesos que está claro que llevan la mayor parte encubierto y se puede sacar (I. 4) de esos reinos y aprovecharse de ello para diferentes fines”. 
14. Informa que faltan cuatro de los diez Regidores del Cabildo de Cartagena, y con lo que hay no se puede “proveer lo que conviene acerca del gobierno”. Estos Regidores se podrán proveer, y menciona el caso de Álvaro de Mendoza, quien está “muy viejo y no puede venir a los cabildos”, por lo que le pide “hacer merced de su Regimiento a don Álvaro de Mendoza, su hijo” renunciando su padre, pues “ha servido y sirve al presente” como Capitán de la Compañía de Caballos de Cartagena “y tiene toda suficiencia”.
Es necesario que los demás regimientos se provean o se vendan, aunque esto último “tiene inconveniente, porque hay pocas personas con la calidad que conviene para que los compren, y el precio que se dará por ellos será muy poco”. 
También le suplica “mandar proveer lo que se ha de hacer en la fortificación y presidio de esta ciudad, y en la competencia de jurisdicciones con los Generales, porque es de gran escándalo cualquier cosa que se ofrece”.
15. Informa que la pólvora y cuerda que tiene en Cartagena tiene 3 o 4 años, “ y con la grande humedad de esta tierra, no está de provecho y es poca, porque en los ejercicios que se hacen para la enseñanza de los soldados y para las guardias se ha gastado mucho por no haber en esta tierra de donde comprarlo”. Le suplica le envíen pólvora, cuerda, plomo, picas, arcabuces y mosquetes, pues los que le ha enviado “los ha repartido entre los soldados por su cuenta,  a los precios que el Duque de Medina me escribió” (I. 5).

Módulo de descriptores
Onomásticos
Personas Mencionadas Cargo 1 Cargo 2
Ludeña, Pedro de
Gobernador de la Provincia de Cartagena
Felipe II
Rey de España
Meléndez Márquez, Pedro
General de armadas
Oribe Apallúa, Juan de
General de armadas
Duque de Medina Sidonia
González, Antonio
Presidente del Nuevo Reino de Granada
Chaves Galindo, Alonso de
Almirante de armadas
Rivera, Diego de la
General de armadas
Medina, Álvaro de (hijo)
Regidor
Medina, Álvaro de
Regidor del Cabildo de Cartagena
Santamaría, Luis de
Capitán
Alonso de Zúñiga, Gaspar
Alguacil
Paniagua, Francisco de
Capitán
Flores de Quiñones, Álvaro
General de armadas
Tejeda, Juan de
Maestre de campo
Sánchez de la Parra, Miguel
Factor
Obispo de la Provincia de Santa Marta
Ervías, Antonio de
Obispo de la Provincia de Cartagena
Capitán de Milicias
Sargento Mayor del Presidio de Cartagena
Temáticos
NIVEL 1 NIVEL 2 NIVEL 3
Arquitectura militar Fortificaciones
Arquitectura religiosa Iglesia Catedral
Ciudad Lugares Hospitales
Construcción Obras de defensa
Construcción Obras religiosas Financiación de obras
Construcción Obras religiosas Repartición de costos
Asuntos laborales Oficios vacantes Regidores
Asuntos laborales Salarios Capitanes de milicias
Asuntos laborales Salarios Personal de armadas
Asuntos laborales Salarios Personal de milicias
Asuntos laborales Venta de cargos Regidores
Comercio Animales Ganado
Comercio Comerciantes Licencias de comercio
Comercio Esclavos Licencias de esclavos
Comercio Mercancía Cueros
Defensa Armadas reales Generales de armadas
Defensa Armadas reales Transporte de valores
Defensa Armamento Solicitud de armamento
Defensa Milicias Huida de soldados
Defensa Milicias Personal de milicias
Esclavitud Comercio
Gobierno Asuntos de gobierno Gobernadores
Gobierno Asuntos de gobierno Remisión de cuentas
Gobierno Delimitación competencias Gobernación y armadas
Gobierno Encomiendas Adjudicación de encomiendas
Hacienda Egresos de la Corona Dotación de armadas
Hacienda Egresos de la Corona Salarios
Hacienda Impuestos Cuartos
Hacienda Impuestos Tributos de indios
Hacienda Ingresos de la Corona Impuestos
Iglesia Católica Asuntos de doctrina Excomuniones
Iglesia Católica Asuntos de doctrina Sacramentos
Iglesia Católica Delimitación competencias Obispado y Gobernación
Iglesia Católica Financiación Entierros
Iglesia Católica Instituciones eclesiásticas Iglesia Catedral
Iglesia Católica Instituciones eclesiásticas Tribunal de la Inquisición
Iglesia Católica Personal eclesiástico Obispos
Iglesia Católica Santa Sede Bulas
Iglesia Católica Tribunal de la Inquisición Pago de impuestos
Iglesia Católica Tribunal de la Inquisición Personal de la Inquisición
Indígenas Impuestos Tributos de indios
Justicia Administración de justicia Encarcelamientos
Justicia Procesos judiciales Pleitos de hechicería
Salud Enfermedades
Salud Hospitales Entierros
Territorio Puertos
Transporte Marítimo Impuestos de la Corona
Transporte Marítimo Puertos
Institución
  • Armada de Galeras de la Guardia de Tierra Firme
  • Armada Real Española
  • Cabildo de Cartagena
  • Caja Real de Hacienda de la Provincia de Cartagena
  • Compañía de Caballos de Cartagena
  • Flota de Tierra Firme
  • Gobernación de la Provincia de Cartagena
  • Hacienda Real de la Provincia de Cartagena
  • Hospital de Cartagena
  • Obispado de la Provincia de Cartagena
  • Tribunal de la Inquisición
Lugares mencionados original Ubicación geográfica actual Lugar
Honduras
  • Centroamérica
  • Honduras
  
Nombre de Dios
  • Centroamérica
  • Panamá
  • Nombre de Dios
  
Provincia de Cartagena
Cartagena
  • Suramérica
  • Colombia
  • Bolívar
  • Cartagena
  
Cartagena
Iglesia Catedral
  • Suramérica
  • Colombia
  • Bolívar
  • Cartagena
  
Catedral de Santa Catalina de Alejandría
Provincia de Cartagena
Turbaco
  • Suramérica
  • Colombia
  • Bolívar
  • Turbaco
  
Provincia de Santa Marta
Valle de Upar
  • Suramérica
  • Colombia
  • Cesar
  • Valledupar
  
Nuevo Reino de Granada
Santa Fe
  • Suramérica
  • Colombia
  • Cundinamarca
  • Bogotá
  
Provincia de Santa Marta
Río de la Hacha
  • Suramérica
  • Colombia
  • La Guajira
  • Riohacha
  
Provincia de Santa Marta
Santa Marta
  • Suramérica
  • Colombia
  • Magdalena
  • Santa Marta