ic
Documento

A-CC-0011-10

Fecha de expedición
Módulo de Ubicación
No. Catalogación: A-CC-0011-10
Fondo en el Archivo General de Indias
Santa Fe
No Legajo
62
No Documento
N. 11
No. del folio original
20 verso - 26 verso
No. de las imágenes digitalizadas
40-52
Cantidad imágenes del documento
13
Módulo de Descripción
Tipología documental del AGI
Cabildos Seculares de Santa Fe - Cartagena
Clase de documento
Respuesta
Procedencia
Cabildo de Cartagena
Remitente
Bartolomé Campuzano, Procurador General del Cabildo de Cartagena
Destinatario
Francisco de Toledo, Virrey del Perú y Martín de las Alas, Gobernador de la Provincia de Cartagena
Fechas límites
1569
Fecha de expedición
Titulo Original

no especificado

Descripción Nivel 1

Respuesta del Cabildo de Cartagena a las propuestas del Virrey del Perú sobre las necesidades que tiene la ciudad para reforzar su defensa terminando la obra de sus fortificaciones y adquiriendo armamento.

Descripción Nivel 2

Respuesta de don Bartolomé Campuzano, Procurador General del Cabildo de Cartagena, en su nombre, a la propuesta presentada por don Francisco de Toledo, Virrey del Perú, a don Martín de las Alas, Gobernador de la Provincia de Cartagena y al Cabildo de aquella ciudad, en varios capítulos.
-En cuanto a la propuesta sobre que se le den de la Flota “cuatro tiros de bronce de quince hasta veinte quintales cada uno, y seis tiros de hierro colado usados y buenos, y doce versos y veinte y cuatro arcabuces y la munición necesaria para esta artillería”, la ciudad modifica todas las cantidades, solicitando más de la mitad de lo que el Virrey ofrece (I. 41).
-En cuanto a la propuesta de que el Cabildo “se obligue a tener la dicha artillería en buena guarda, para dar cuenta de ello cada y cuando que su majestad lo mande y que para ello se nombren personas que tengan cuidado de la guardar”, responden que las mencionadas personas no son necesarias porque “el Gobernador, su maestre de campo y capitanes lo suelen hacer, y a ellos se podrá encargar la custodia”, que esta ciudad se obligará a dar las informaciones que se requieran y le aseguran que no venderán ese armamento, “ni darán,  ni malbaratarán”, a menos que “corsarios enemigos tomaren el pueblo, y con él, la dicha artillería, porque en tal caso está entendido será por más no poder”.
-En cuanto a la propuesta de que el Rey les haga merced a la ciudad “de la tercia parte de la dicha artillería, armas y municiones, y que de las otras dos (I. 42) tercias partes trajesen [a] aprobación de su majestad dentro de dos años para que se pagasen … de su Real Hacienda, o señale de qué se haya de pagar” y que la ciudad se obligue a pagar las dos tercias partes que faltan “dentro de cuatro años”, responde que como “esta ciudad está tan gastada y necesitada y trabajada con los continuos rebatos que los dichos corsarios ordinariamente dan en esta ciudad y costa, y con los grandes gastos y expensas que a costa de los vecinos de ella se han hecho y hacen en la defensa de los enemigos, y en procurar fortalecer el pueblo y en pagar parte de las Armadas que se han hecho para salir a los corsarios, y en sustentar de ordinario caballos, los que los tienen, y los demás en tener armas y en (I. 43) continuas velas, sin que por ello tengan premio alguno más que defender el pueblo y servir a su majestad a costa propia”, si tienen que pagar las dos tercias partes del costo del armamento, “quedarían del todo gastados” y les costaría mucho cumplir esta obligación, pero como por “guardar y conservar este puerto …  por su parte están prestos de hacer todo lo posible y que la ciudad no quede de presente sin el favor y ayuda que vuestra excelencia ofrece”, se compromete a que si el Rey no acepta pagar de su Hacienda todo este costo, el Cabildo pagará la mitad en el plazo propuesto, pues están seguros que si el Rey paga la otra parte, con esa (I. 44) “poca ayuda, aunque no sea defensa bastante, se animará el pueblo a se sustentar y defender, hasta que su majestad sea servido poner en este puerto el remedio que conviene”.
-El señor Campuzano ruega al Virrey que ordene a Diego Flores de Valdés, General de la Armada Real, que les entregue la mencionada artillería y municiones, sacándola “de los navíos que aquí y en la ciudad del Nombre de Dios se echaren al través”, y se avalúen por parte de conocedores nombrados por las partes, y de ese avalúo, se paguen los montos que se acuerden en la Caja Real, (I. 45) o en la de bienes de difuntos cuyos herederos no los hayan reclamado.
-En cuanto a la propuesta de que se hagan visitas a todas las personas que tengan arcabuces en Cartagena, se obliguen “a tenerlos bien condicionados y tratados para el tiempo necesario, y que cada mes se hiciese alarde dellos”, responde que no es necesario pues el Gobernador y sus capitanes “han tenido y tienen siempre gran cuidado de ello”.
-En cuanto a la propuesta de que “todos los que tuviesen indios de repartimiento y otros vecinos caudalosos, hasta en cantidad de cincuenta, se mande tengan sus armas y caballos”, contesta que ya está ordenado de esa manera.
-En cuanto a la propuesta de continuar la obra de los baluartes y caballeros, según lo acordado (I. 46) “y a la voluntad de su majestad”, responde que el Gobernador ya lo está haciendo y que “se cumplirá en todo lo posible el mandato real acerca de esto”.

-En cuanto a que se envíen a España en la Armada Real todos los bienes de difuntos que haya en Cartagena para que con ello se pueda costear la mencionada artillería, responde que es mejor que se les pague en Cartagena de la Caja Real o de los mencionados bienes de difuntos, pues de esta forma, “los dueños darán la dicha artillería armas y municiones de mejor voluntad siendo luego pagados”. Si esto no se puede hacer, le suplica que deje orden con el General de la Armada para que envíe a los “dueños de la tal artillería, la den y entreguen, llevando certificación suya y del Cabildo de esta ciudad de lo que valiere la artillería que así dieren” para que el rey ordene que se les pague (I. 47) en la Casa de la Contratación de Sevilla “de los dichos bienes de difuntos”.

-Respecto a su ofrecimiento de informar al Rey sobre otros asuntos en que pueda hacerle merced a la ciudad de Cartagena, responde que hasta ahora se han enviado a España varias “informaciones y relaciones bastantes de lo que nos ha ocurrido” y de lo que se requiere en la ciudad, inclusive hasta han enviado Procurador con esa única misión, por lo cual esperan que el Rey “vea y entienda lo que le importa este puerto”. Lo que “principalmente de presente conviene para reparo y de-  (I. 48) fensa de esta ciudad y puerto” es que provea las piezas de artillería de bronce, la pólvora, munición y arcabuces solicitados y que no le cobren a la ciudad este armamento, pues al presente “ella queda tan gastada, que no puede pagar ninguna cosa de ello”, y que además, “mande proveer y mandar cómo se acaben los fuertes y caballeros que estaban comenzados y acordado se hagan, y que demás de ellos, se haga alguna fortaleza o fuerza, en que habiendo necesidad se pueda meter la gente y defenderse”.

El Cabildo informa al Virrey que mandó construir una casa de piedra, “que es la en que [sic] vuestra excelencia posa” para que en ella viva el que gobierne la ciudad, haya cárcel, casa para el Cabildo, y “donde con poca fuerza que en ella se hiciese, a necesidad se podría defender la gente del pueblo y cuando esta necesidad (I. 49) no hubiese, puedan estar en ella las armas y municiones de esta ciudad, pues mejor que en otra parte y con más custodia estarán donde viviere el Gobernador que en otra parte”, pero como la ciudad no tiene con qué pagarla, se ordenó  a un vecino que la construyera con sus recursos, y como todos estos gastos ascienden a 11.000 pesos, le piden que el Rey les haga merced de pagar lo que en ello se ha gastado, y si no lo hace, recibirían mucho daño y por “fuerza se habrán de tornar a vender”, pero como “no es justo que un pueblo como este esté sin que haya una casa en que viva su justicia, y haya cárcel suficiente, y se tengan las municiones y otras cosas  necesarias para la guerra”, suplica al Virrey informe sobre esto al Rey, “como quien por vista de ojos ha visto y ve lo que esto importa” (I. 50), y como en otros pueblos y puertos de las Indias el Rey “ha gastado y gasta de su patrimonio real muchos millares de pesos sin que importe tanto como este puerto”, saben que con la intervención del Virrey, se les otorgarán “estas mercedes y muchas más”.
Para terminar, el señor Campuzano sugiere al Virrey que si el Rey considera que lo que solicitan es mucho, “podrá mandar que para ayuda de ello se eche sobre las mercaderías que en este puerto se descargaren alguna Sisa moderada, …pues a los tratantes y mercadantes [sic] les importa más que a ninguno la seguridad de este puerto” y que el resto se pague de la Hacienda Real, y “estando ciertos que vuestra excelencia, con su prudencia avisará e informará a su majestad de esto y de lo que más conviniere a la seguridad de este puerto, como persona que por (I. 51) experiencia” conoce su necesidad, dejan todo lo que toca a la ciudad “en sus excelentes manos” Bartolomé Campuzano (I. 52).

Módulo de descriptores
Onomásticos
Personas Mencionadas Cargo 1 Cargo 2
Campuzano, Bartolomé
Procurador del Cabildo de Cartagena
Toledo, Francisco de
Virrey del Perú
Flores de Valdés, Diego
General de armadas
Temáticos
NIVEL 1 NIVEL 2 NIVEL 3
Arquitectura militar Fortificaciones Baluartes
Arquitectura militar Fortificaciones Caballeros
Arquitectura militar Fortificaciones Fuertes
Arquitectura institucional Cárceles
Arquitectura institucional Casas del Cabildo
Arquitectura institucional Casas reales
Arquitectura institucional Viviendas Gobernadores
Arquitectura militar Arsenales
Asuntos laborales Nombramientos Personal de artillería
Ciudad Cabildos Solicitudes
Comercio Comerciantes Impuestos
Construcción Obras de defensa Obras en construcción
Construcción Obras de defensa Obras nuevas
Construcción Obras de defensa Propuestas
Construcción Obras institucionales Costo de obras
Construcción Obras institucionales Financiación de obras
Construcción Obras institucionales Materiales de construcción
Construcción Obras institucionales Obras en construcción
Defensa Armamento Custodia de armamento
Defensa Armamento Dotación de armamento
Defensa Armamento Especificaciones técnicas
Defensa Armamento Financiación de armamento
Defensa Armamento Solicitud de armamento
Defensa Armamento Solicitud de artillería
Defensa Armamento Solicitud de municiones
Defensa Conflictos bélicos Armadas de enemigos
Defensa Conflictos bélicos Asedio de corsarios
Defensa Conflictos bélicos Ataques de corsarios
Defensa Fortificaciones
Defensa Milicias Caballos
Defensa Milicias Milicias de vecinos
Defensa Milicias Rondas de vigilancia
Gobierno Asuntos de gobierno Virreyes
Hacienda Administración de Hacienda Recaudo de impuestos
Hacienda Egresos de la Corona Construcción de inmuebles
Hacienda Egresos de la Corona Armamento
Hacienda Impuestos Sisa
Hacienda Ingresos de la Corona Bienes de difuntos
Hacienda Ingresos de la Corona Impuestos
Institución
  • Armada Real Española
  • Cabildo de Cartagena
  • Cárcel de Cartagena
  • Casa de la Contratación de las Indias de Sevilla
  • Casas del Cabildo de Cartagena
  • Flota de Tierra Firme
  • Hacienda Real Española
Lugares mencionados original Ubicación geográfica actual Lugar
Nombre de Dios
  • Centroamérica
  • Panamá
  • Nombre de Dios
  
Cartagena
  • Suramérica
  • Colombia
  • Bolívar
  • Cartagena