ic
Documento

A-CC-0008

Fecha de expedición
Módulo de Ubicación
No. Catalogación: A-CC-0008
Fondo en el Archivo General de Indias
Santa Fe
No Legajo
62
No Documento
N. 8
No. del folio original
1 recto - 2 verso
No. de las imágenes digitalizadas
1-4
Cantidad imágenes del documento
4
Módulo de Descripción
Tipología documental del AGI
Cabildos Seculares de Santa Fe - Cartagena
Clase de documento
Carta
Procedencia
Cabildo de Cartagena
Destinatario
Felipe II
Fechas límites
1568
Fecha de expedición
Titulo Original

no especificado

Descripción Nivel 1

Gestiones realizadas en Cartagena contra los corsarios que frecuentan la costa de Tierra Firme.
Descripción de la llegada de los corsarios ingleses exigiendo le compren los mantenimientos y esclavos que trae.
Informe sobre el ataque de corsarios ingleses a Cartagena, por la negativa de la ciudad de comprarles mantenimientos y esclavos.
Solicitud de una merced para fortificar y comprar armas y municiones con el propósito de preparar más la ciudad de Cartagena para futuros ataques de corsarios.

 

Descripción Nivel 2

Carta del Cabildo de Cartagena al Rey Felipe.
1. Hace referencia a un aviso enviado en la Flota comandada por el General Diego Flores de Valdés, la cual partió de Cartagena en febrero, sobre la cantidad de corsarios que llegaban a esta costa, “y los daños que hacían” a sus habitantes, de lo cual enviaron también informaciones y testimonios con el parecer del Gobernador Martín de las Alas, sobre la mucha necesidad que tenía Cartagena de alguna merced para fortalecerse y poder defenderse de aquellos corsarios, y perseguirlos cuando estuvieran en estas costas.
Como han sabido que “otros navíos que salieron después de la dicha Flota de esta ciudad” informaron al Rey sobre el “daño que había hecho un navío de corsarios” al robar una fragata “que venía del Nombre de Dios con más de ciento y cincuenta mil pesos”, en Cartagena armaron un navío y dos fragatas para ir en su busca, y por no poder asistir a esa misión el Gobernador por “la grave enfermedad” que tenía, “envió sus capitanes en ellas, los cuales corrieron esta costa, y por haberse el corsario hecho a la mar con su presa, no pudieron” alcanzarlo.
Asimismo se supo en Cartagena que “sobre la costa de Veragua, otro corsario había robado otra fragata que venía de Nicaragua” cargada con oro y plata, y “teniendo noticia que el dicho corsario, u otro, que estaba en las is[las] [roto] de San Bernardo, que son catorce leguas de aquí, el dicho Gobernador con dos na[víos] [roto] y una fregata salió en busca de él en persona, con mucha gente y bien aderezados”, y al encontrarlo, le quitó dos de sus fragatas, pero “aunque le siguieron hasta perderle de vista, no pudieron tomar” la otra embarcación que tenía.
2. Después de todo lo anterior, se supo que John Hawkins, corsario inglés, estaba en el Cabo de la Vela “con once velas muy poderosas y mucha gente y artillería” y que con el pretexto de “vender ciertos esclavos y otras mercaderías que traía”, vendría a Cartagena a “hacer daño en la ci[udad] [roto] si no le compraban a su gusto lo que ansí traía que vender”.
Al saberse en Cartagena que aquel corsario se había tomado (I. 1) el “pueblo del Río de la Hacha, y lo mismo hizo de la ciudad de Santa Marta … se aderezó y pertrechó lo mejor que pudo con las pocas armas y artillería que tiene, para defender al dicho corsario la entrada en esta ciudad”. 
Hawkins llegó a principios de julio de 1568 “con cuatro navíos bien gruesos y otros seis menores, y surgieron en el puerto de esta ciudad”, desde donde escribió al Gobernador y al Cabildo diciéndoles “que traía ciertos esclavos y otras mercadurías, y que no venía a hacer daño sino a que se las comprasen, y se le respondió que no se le podía comprar en esta ciudad cosa alguna, porque ansí lo tenía vuestra majestad mandado, por tanto, que luego se saliese del puerto y lo desembarazase”. Después de varias comunicaciones y protestas de ambas partes, el corsario “se acercó a la ciudad con sus navíos y comenzó a bombardear el pueblo, del cual se le dio la misma respuesta, mostrando más ánimo que el aparejo que teníamos de artillería para le poder ofender, y visto que nos poníamos en defensa, dejó de tirar y lo mismo se hizo de [parte de] la ciudad”, pero como “no podía salir con su intención, se retiró”, no sin antes pedir que “se le diese algún ganado y maíz y le dejasen tomar agua”, pero se le respondió que “no gastase tiempo, que ni se le había de comprar cosa alguna ni menos dársela”. Hawkins estuvo en el puerto “diez u once días, y visto que nada de lo que pedía se quería hacer con él, alzó velas y se fue”, como le informará el Capitán Juste Guerra quien irá a informarle sobre estos asuntos, como Procurador de Cartagena. 
Informan que los vecinos de esta ciudad padecieron mucho cuando estuvo el corsario allí “porque no teníamos artillería bastante ni fuerza en qué nos defender, ni aún armas suficientes para poder esperar al contrario; todo se hubo de suplir con puro corazón y con velas y recatamientos”, con la diligencia de todos, y sobre todo con “la voluntad de Dios para que este corsario no destruyese este pueblo, y la constancia que el dicho vuestro Gobernador Martín de las Alas tuvo para no dar ninguna entrada al dicho inglés, ni que se tratase en poco ni mucho con él, ni se le diese mantenimiento ni agua, ni otra cosa que pidiese”, en lo cual “mostró el buen celo que tenía al servicio de vuestra majestad y al bien de la tierra que gobierna” pues aunque estaba muy enfermo, “trabajó más de lo que la disposición de su persona requería, y así es digno de que vuestra majestad le remunere este servicio con los demás”. 
3. Por las informaciones que envió el Cabildo en la Flota de Diego Flores y por las que lleva el Capitán Guerra, podrá ver lo muy “necesitada y pobre” que está la ciudad de Cartagena “por los muchos gastos que de ordinario tiene con estos corsarios, y si se ha de poder sustentar, será necesario que vuestra majestad le haga merced para que se pueda fortalecer ansí de fuerzas, como de artillería y armas, de suerte que aunque vengan otros corsarios como este aún de más fuerza, se pueda defender de él, porque de otra manera, otro ningún remedio tiene este pueblo, sino despoblarlo y ir los hombres a buscar dónde puedan vivir seguros”, y como al Rey le consta que Cartagena “es el puerto más im-(I. 2) portante y principal de toda la costa de Tierra Firme, por ser escala y refugio de [roto] flotas que vienen al Nombre de Dios, y de donde se sustenta el Nuevo Reino de Granada y otras provincias, que sin este pueblo se pueden mal sustentar”, le suplican que así “como hace merced a otros puertos que no son de tanta sustancia e importancia [para] [roto] fortalecerlos y dar de su Real Hacienda lo que para ello es menester, haga lo mismo con esta ciudad”, y lo que sea necesario que se provea, lo pedirá el Capitán Guerra, y piden que sea oído “el cual mandará vuestra majestad sea despachado con la merced que nos hiciere en la primera flota o navíos que para acá vinieren” y así puedan estar preparados para la llegada de este corsario, quien “va indignado”, o cualquier otro, y con esto la ciudad ahorrará costos.
Firman: Martín de las Alas, Melchor del Castillo, Alonso de Coronado Maldonado, Juan Velásquez, Pedro de Során, Juan de Montalvo, Francisco de Carvajal, Álvaro de Mendoza y Jorge de Quintanilla, y por orden de los señores del Cabildo, firma el Escribano Francisco Dalva (I. 3).

 

Módulo de descriptores
Onomásticos
Personas Mencionadas Cargo 1 Cargo 2
Felipe II
Rey de España
Flores de Valdés, Diego
General de armadas
De las Alas, Martín
Gobernador de la Provincia de Cartagena
Hawkins, John
Corsario inglés
Guerra, Yuste
Capitán
Castillo, Melchor de
Regidor del Cabildo de Cartagena
Coronado Maldonado, Alonso de
Regidor del Cabildo de Cartagena
Velásquez, Juan
Regidor del Cabildo de Cartagena
Során de Salinas, Pedro
Regidor del Cabildo de Cartagena
Montalvo, Juan de
Regidor del Cabildo de Cartagena
Carvajal, Francisco de
Regidor del Cabildo de Cartagena
Mendoza, Álvaro de
Regidor del Cabildo de Cartagena
Quintanilla, Jorge de
Regidor del Cabildo de Cartagena
Dalva, Francisco
Escribano
Temáticos
NIVEL 1 NIVEL 2 NIVEL 3
Arquitectura militar Fortificaciones
Asuntos laborales Solicitudes de personal Soldados de milicias
Comercio Esclavos
Comercio Mercancía
Construcción Obras de defensa Solicitudes de construcción
Defensa Armadas reales Armadas de guardia
Defensa Armadas reales Búsqueda de enemigos
Defensa Armadas reales Custodia de costas
Defensa Armamento Alistamiento para defensa
Defensa Armamento Solicitud de armamento
Defensa Armamento Solicitud de artillería
Defensa Conflictos bélicos Alerta sobre enemigos
Defensa Conflictos bélicos Ataques de corsarios
Defensa Conflictos bélicos Captura de navíos
Defensa Conflictos bélicos Ejércitos enemigos
Defensa Conflictos bélicos Invasión de corsarios
Defensa Conflictos bélicos Objetivos de guerra
Defensa Conflictos bélicos Retiro de corsarios
Defensa Conflictos bélicos Robo de navíos
Defensa Conflictos bélicos Robos
Defensa Conflictos bélicos Toma de ciudades
Salud Enfermedades
Transporte Marítimo Armadas reales
Transporte Marítimo Flotas mercantes
Transporte Marítimo Impuestos de la Corona
Institución
  • Armada Inglesa
  • Armada Real Española
  • Cabildo de Cartagena
  • Flota de Tierra Firme
  • Gobernación de la Provincia de Cartagena
Lugares mencionados original Ubicación geográfica actual Lugar
Costa de Tierra Firme
Nicaragua
  • Centroamérica
  • Nicaragua
  • Costa Atlántica
  
Nombre de Dios
  • Centroamérica
  • Panamá
  • Nombre de Dios
  
Islas de San Bernardo
  • Suramérica
  • Colombia
  • Bolívar
  • Archipiélago de San Bernardo
  
Cartagena
  • Suramérica
  • Colombia
  • Bolívar
  • Cartagena
  
Costa de Tierra Firme
  • Suramérica
  • Colombia
  • Costa Atlántica
  
Nuevo Reino de Granada
  • Suramérica
  • Colombia
  • Cundinamarca
  
Cabo de la Vela
  • Suramérica
  • Colombia
  • La Guajira
  • Cabo de la Vela
  
Río de la Hacha
  • Suramérica
  • Colombia
  • La Guajira
  • Riohacha
  
Santa Marta
  • Suramérica
  • Colombia
  • Magdalena
  • Santa Marta